English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Arabic Chinese Simplified
TRANSLATE!

19 enero 2017

ALBÓNDIGAS EN SALSA DE CEBOLLAS PICANTE

Hace mucho tiempo que no publico recetas con albóndigas y hoy va a ser el día. Las albóndigas es una de las cosas que más gustan a los holandeses y si llevan picante mejor. Así que hoy me he puesto a experimentar y ha salido un plato realmente delicioso. ¡Mi Danny aún se está relamiendo!

Casi todos los ingredientes son fáciles de encontrar - ya sabéis que mi despensa está llena de especias de todo tipo - pero he utilizado en la salsa un poquito de sambal, un condimento empleado en Indonesia, Malasia, Singapur y Sri Lanka elaborado a base de una variedad de pimientos comunes y chiles. Yo creo que se puede encontrar en grandes supermercados con sección de cocina internacional (al igual que el ketjap manis) y puede resultar muy picante para los no acostumbrados.

Vamos con la receta...

Ingredientes para las albóndigas: 300 g carne ternera picada; 1 huevo; sal; pimienta; 1 cucharadita comino molido; 1 cucharadita cilantro seco molido; 1 cucharadita guindilla; pan rallado; harina.

Ingredientes para la salsa: 1 cebolla blanca; 1 cebolla morada; 1 cucharada azúcar moreno; 2 cucharadas vinagre; 2 cucharadas ketjap manis (salsa de soja); 1 cucharadita sambal; 4 cucharadas aceite.

Preparación: Poner la carne en un bol junto con el huevo batido, salpimentar al gusto, añadir el comino, cilantro y guindilla y mezclar todo bien con las manos. Añadir pan rallado hasta conseguir una consistencia que no se rompa al formar bolas. Ir cogiendo pociones de carne y formando las albóndigas que pasaremos ligeramente por harina.

En una cazuela poner aceite a calentar y sofreir las albóndigas por todos lados hasta que estén doradas. Retirar y reservar.

En el mismo aceite sofreir las cebollas peladas y picadas. Cuando estén tiernas añadir el azúcar moreno y remover mezclando bien. Añadir el vinagre y dejar que evapore removiendo de tanto en tanto. Añadir el ketjap manis y el sambal, mezclar y diluir con un vaso de agua. Dejar cocinar durante 10 minutos.

Mientras preparamos el acompañamiento. Pelar 2 patatas grandes y cortar en trozos grandes. Poner en agua con sal y hervir durante 10 minutos. Retirar el agua por completo y colocar las patatas en la bandeja del horno forrada con papel bien extendidas. Regar con un hilo de aceite y hornear a 200 ºC durante 20 minutos. Deben quedar doradas por fuera.

Mientras se hacen las patatas, poner las albóndigas de nuevo en la salsa y cocinar a fuego suave durante 20 minutos.

Servir las albóndigas con la salsa por encima y acompañadas de las patatas. ¡Delicioso!



15 enero 2017

TORTA PARADISO #CocinasdelMundoItaly

Espero sinceramente que nuestras amigas del Reto Cocinas del Mundo tengan pensado algo porque nos acercamos irremediablemente al final del alfabeto...¡y yo no quiero acabaaaaaaaaaaaar! Como cada tercer domingo de mes, hoy nos vamos de viaje a ItalY, pequeña concesión que nuestra anfitriona del mes Marga, de Acibecheria, se ha permitido para llevarnos a nuestro próximo destino culinario.

¡Y me lo han puesto fácil! Si alguien que me siga no sabe todavía que soy fan (y tengo un reto) de la cocina italiana...¡no se ha enterado de nadaaaaaaaaaaa! Eso si, elegir una receta iba a ser más que difícil...

Como siempre, la caUsalidad intervino y estas pasadas fiestas navideñas tuve la oportunidad de disfrutar de un dulce que había preparado mi cuñada Anna, que es italiana, y del que no había oído hablar (¿comoooooooooooooooo?)...¡y me enamoré! Así que he decidido compartirlo con tod@s para mayor disfrute porque os aseguro que es una auténtica delicia.


Cuentan que la torta Paradiso nació en Pavía allá por el 800 en el laboratorio de pastelería de Enrico Vigoni. La leyenda cuenta que, después de varias pruebas, Enrico hizo degustar el dulce a una noble que, al probarla, exclamó: Questa torta è un paradiso! (¡esta torta es un paraíso!). Este postre se convirtió enseguida en un símbolo de Pavía y en un clásico de la repostería italiana. Una mezcla de ingredientes sencillos que recuerdan a un bizcocho pero mucho más esponjoso, una de esas recetas clásicas de la abuela que se preparan muy rápidamente. ¡Espero que os guste!

Ingredientes: 150 g mantequilla (a temperatura ambiente); 150 g azúcar; 150 g harina; esencia de vainilla; 4 yemas; 2 claras; 1/2 sobre levadura; una pizca de sal; azúcar glas.

Preparación: Añadir la mantequilla blandita a temperatura ambiente al azúcar en el bol de la amasadora. Batir hasta obtener una mezcla cremosa. Añadir la esencia de vainilla y volver a batir.

Separar las claras de las yemas. De las claras solo vais a necesitar dos, el resto las podéis usar para otros dulces. Ir añadiendo las yemas una a una sin dejar de batir (esperar a que este integrada la anterior antes de añadir la siguiente).

Tamizar la harina (la receta original lleva la mitad de harina y la mitad de fécula de patata pero yo no la he encontrado) junto a la levadura y añadir poco a poco a la mezcla batiendo constantemente hasta que esté suave y homogénea.

Batir las claras a punto de nieve con una pizca de sal. Unirlas a la mezcla anterior mezclando con una espátula con movimientos envolventes. Verter en un molde (en mi caso en forma de corazón aunque la forma clásica es redonda), previamente engrasado, nivelando con unos golpecitos para que quede bien repartido (la masa es bastante densa).

Hornear a 180 C durante 1 hora (vigilar la cocción pinchando un palillo que debe salir limpio. Desmoldar cuando este tibia y espolvorear con azúcar glas por encima. Se puede conservar a temperatura ambiente (cubierta) durante 3-4 días máximo. En casa ya os digo que no dura tanto...



Pues con esta receta tan dulce participo en Cocinas del Mundo - ItalY y estoy deseando ver el resto de propuestas. ¡Hasta el mes que viene! ¿El último?...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...